Terapia para la Depresión

Como la depresión es una enfermedad que se caracteriza por la falta de interés, baja autoestima y episodios de mucha tristeza

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno del ánimo que se caracteriza por la aparición de sentimientos de tristeza y melancolía, abatibimiento, anhedonia, desinterés…e impide el desarrollo correcto de la vida habitual de la persona.

La depresión afecta en todas las áreas vitales de la persona y se manifiesta psicológicamente, pero también psicosomáticamente.

La depresión clínica puede afectar a personas de cualquier edad y puede durar varios meses e incluso cronificarse; es faena del psicólogo/psiquiatra evaluar el estado anímico de la persona y establecer una clasificación según los síntomas que se observen.

 

Síntomas de la depresión

El terapeuta establecerá el grado de clasificación de la depresión, dependiendo de los síntomas observados y registrados en los manuales diagnósticos. Algunos de los síntomas de la depresión son:

  • Pérdida de interés por cualquier tipo de actividad
  • Incapacidad de disfrutar de actividades placenteras
  • Bajo tono vital
  • Baja autoestima, sentimientos de inferioridad
  • Sentimientos de culpa desproporcionados
  • Pensamientos de muerte y/o suicidio
  • Baja capacidad de concentración
  • Conducta psicomotriz anómala
  • Alteración de los patrones de sueño
  • Cambio en el apetito

 

Terapia para la Depresión

Como cualquier otra enfermedad, el tratamiento para la depresión siempre debe ser dictaminado por un médico especialista, en el hospital o en el gabinete médico de confianza del paciente. Una vez definido, Llar Residencia el Maresme realiza el acompañamiento del paciente durante todo el periodo que dura el tratamiento.

Como la depresión es una enfermedad que se caracteriza por la falta de interés, baja autoestima y episodios de mucha tristeza, el Hogar Residencia el Maresme ha marcado unos objetivos específicos para este perfil de persona usuaria.

 

  • Ayudar a aceptar la depresión.
  • Respetar sus momentos de silencio.
  • Trasmitir esperanza y reforzar positivamente a la persona.
  • Motivar y proponer diferentes terapias que puedan ayudar al progreso positivo de la enfermedad.
  • Aumentar la autoestima.
  • Distraer a la persona de pensamientos negativos mediante actividades de rehabilitación, de autocontrol personal…
  • Controlar la administración de medicamentos.
  • Mantener unos horarios de levantarse, asearse, comer…
  • Fomentar un descanso y una dieta saludable.

No dudes en contactar con nosotros si quieres ampliar información o necesitas nuestros servicios.